10/01/2018 / by Marcelo BONZÓN

¿Qué es una Scaleup? El salto de emprendedor a empresario

3 minutos de lectura

¿Qué es una Scaleup? El salto de emprendedor a empresario

Por Marcelo Bonzón
Resultado de imagen para logo linkedin vector

Es bastante frecuente en el lenguaje emprendedor escuchar diversos términos para hacer referencia a los emprendimientos: proyectos, empresas, startups, pymes, etc. En buena medida hemos confundido el emprendimiento con el autoempleo y seguimos usando sin reparos varios de los términos anteriores como sinónimos.

También tenemos tendencia a creer que abrir un negocio es de por sí innovación (como si fuese fácil) y que ello implica crecimiento económico (como si fuese sencillo).

Ahora bien, hay un concepto que todavía es poco conocido pero que en pocos años seguramente cobrará gran protagonismo en virtud del crecimiento de proyectos que han sido impulsados por emprendedores y que realmente tienen impacto en la creación de empleos: scaleup.

¿Qué es una Scaleup?

Una Scaleup es una empresa que tiene etapas de desarrollo de negocios, que está buscando crecer en términos de acceso a los mercados, ingresos y número de empleados, y que quiere agregar valor mediante la identificación y la realización de oportunidades.

Hay un consenso generalizado que cuando la facturación de una Startup crece en un 20% anual durante más de tres periodos consecutivos o alcanza más de 1 millón de dólares en financiación, estamos frente a una Scaleup.

Entonces, podría decirse que la Scaleup es una empresa que inició su actividad como startup, pero que tiene la intención de expandirse, de alcanzar nuevos mercados, nuevos clientes y mejorar sus productos para hacerlos modernos e innovadores.

Una Scaleup se caracteriza por ser perdurable en el tiempo: el fracaso representa un porcentaje muy reducido. Son empresas resistentes a la pérdida de empleos durante procesos de recesión que generan empleos a largo plazo y que impulsan el desarrollo profesional de sus empleados, ya que a medida que crecen y amplían su nómina, los trabajadores se mueven para ocupar mandos medios.

Lo que diferencia una Scaleup de una Startup

En un artículo sobre startup habíamos señalado que una de las definiciones más populares era la propuesta por Steve Blank, quien sostenía que se trata de “una organización temporal en búsqueda de un modelo de negocio escalable y replicable”.

Ahora bien, una scaleup tiene otras características que la hacen sutilmente diferente:

  • Perdura en el tiempo: la tasa de fracaso después de haber experimentado un crecimiento es realmente muy baja.
  • Genera empleos a largo plazo. Estas empresas son resistentes a la pérdida de empleos durante los períodos de recesión.
  • Impulsan el desarrollo profesional de sus empleados. A medida que estas empresas crecen y se añaden nuevos empleados, los trabajadores que comenzaron en niveles ubicados en la base del organigrama, se mueven a mandos medios donde tienen la posibilidad de gestionar proyectos y desarrollar habilidades gerenciales, lo cual agrega valor a la empresa y con ellos contribuye a la mejora en la remuneración de los trabajadores.

La transformación de emprendedor a empresario

Una Scaleup es una empresa en la que se pueden distinguir claramente las etapas de desarrollo del negocio, que está buscando crecer en términos de acceso a los mercados, de ingresos y en número de empleados, y que tiene capacidad para agregar valor mediante la identificación de oportunidades y para la colaboración con empresas ya establecidas.

Está claro que el emprendedor que es ambicioso jamás conformará con el autoempleo. El emprendedor de una Scaleup necesita crear una organización que le permita perseguir y cumplir sus metas, y tendrá un espíritu para asumir riesgos calculados.

Para un emprendedor la ambición es importante porque, sin ambición, los empresarios son mucho menos propensos a lograr el crecimiento. ¿Qué la ambición es mala? Recordemos aquello que dijo Montesquiu: “Un hombre no es desdichado a causa de la ambición, sino porque ésta lo devora”. Si reflexionamos sobre ella, lo importante es darnos cuenta que lo bueno o malo no está en la ambición, sino en su propósito.

La ambición en definitiva es lo que nos mueve y motiva día a día. Ese deseo por superarnos, de llegar mucho más lejos y lograr nuestros objetivos, para algunos pueden resultar imposible. Sin embargo para los emprendedores ambiciosos todo es posible con disciplina, constancia y pasión.

LEAVE A COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.